Si el sentido del buen humor nos hace emocionalmente más inteligentes ...

... vale la pena hacer uso de él 

para relativizar una realidad laboral que a veces merece ser vista de un modo más distendido. 

El buen humor reduce el estrés y potencia la salud y las capacidades del empleado.

  El estrés influye sobre la salud física y mental de los empleados, y se asocia con un sinfín de enfermedades y condiciones.

Un clima de estrés laboral influye decisivamente en el número de bajas por enfermedad y en la capacidad de los empleados enfermos de rendir en un estado físico o psíquico disminuido. 

El buen humor fortalece la motivación individual y colectiva.

La motivación es una de las principales claves de la gestión. Queremos que nuestra fuerza de trabajo no sólo fiche en horario, sino que además se vuelque en su actividad con ganas, ilusión y entusiasmo. La retribución, los ascensos, el aprendizaje y los beneficios que la empresa proporciona a los trabajadores son los elementos básicos de esta ecuación, pero el humor desempeña un papel importante, porque se trata de un motivador natural. 

El buen humor estimula la innovación.

Una de las claves de la innovación es la risa. Numerosos estudios psicológicos demuestran que el humor facilita la flexibilidad mental y la capacidad para innovar. No está aun claro si este efecto se debe a la reducción del estrés o a los cambios de perspectiva que caracterizan el humor. Lo cierto es que humor e innovación son dos grandes atributos a desarrollar en las empresas. 

¿Que tipo de humor hay en tu empresa ?


.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.